Actualidad 2021, Ayuntamiento, Desarrollo Sostenible, Innovación

Tendrá lugar del 16 al 22 de septiembre y San Juan del Puerto participa de nuevo este año con una medida permanente: la instalación de puntos de recargas para vehículos eléctricos para mostrar su compromiso por una movilidad sostenible.

Como cada año del 16-22 de septiembre se celebra la semana europea de la movilidad sostenible, campaña dirigida a sensibilizar, tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos, sobre las consecuencias negativas que tiene el uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente, y los beneficios del uso de modos de transporte más sostenibles como el transporte público, la bicicleta y los desplazamientos a pie. 

El tema elegido por la Comisión Europea para la campaña de este año 2021 es “Movilidad sostenible, saludable y segura” y el lema de la campaña es “Por tu salud, muévete de forma sostenible”.  La Comisión Europea ha querido poner el foco en la salud, tanto física como mental, vinculada con las formas de desplazarse de forma sostenible por nuestros municipios.

San Juan del Puerto participa de nuevo este año con una medida permanente: la instalación de puntos de recargas para vehículos eléctricos para mostrar su compromiso por una movilidad sostenible. Actividad ya licitada y cuyo contrato fue adjudicado y en breve verá su ejecución.

https://mobilityweek.eu/2021-participants/?year=2021&ci=gckDdBbb

En toda Europa y en todo el mundo, la COVID-19 provocó una reducción considerable del uso del transporte público. En algunas ciudades europeas, como Lyon y Niza, el uso del transporte público descendió entre un 85% y un 95 % a principios de 2020.En los Países Bajos se observó un descenso similar. La marcada disminución del número de pasajeros se debió en parte a preocupaciones infundadas por el riesgo de contagio del virus en trenes o autobuses.

Sin embargo, los datos de las agencias gubernamentales alemanas y francesas para el control de la enfermedad indican que sólo entre el 0,2% y el 1,2% de los contagios de COVID-19 pueden rastrearse en todos los medios de transporte (terrestre, aéreo y marítimo ). Estos resultados están respaldados por un estudio realizado en China mediante la evaluación de grupos relacionados con trenes de alta velocidad. El estudio subraya que el transporte público es muy seguro siempre que se disponga de un espacio adecuado para distribuir a los pasajeros y la exposición sea relativamente corta.

Otros estudios realizados en Francia, Austria y Japón confirman que los viajes cortos en metro representan un riesgo mínimo, y se comparan con los viajes de varias horas en tren.

Junto a la importante reducción del uso del transporte público y el tráfico suburbano hubo un claro acercamiento a la movilidad activa, como los desplazamientos en bicicleta y a pie. Las administraciones municipales de toda Europa fomentaron este cambio de comportamiento estableciendo carriles bici permanentes o temporales.

Un estudio alemán analizó los anuncios de Europa sobre el surgimiento de carriles bici durante la pandemia. Los investigadores indicaron que a partir de julio de 2020 se anunciaron 2000 kilómetros de estas nuevas infraestructuras. En numerosas ciudades grandes europeas surgieron los carriles bici, por ejemplo Berlín (23 km), Bruselas (40 km ), Budapest (20 km), París (32 km) y Roma (150 km).

Además del cambio a favor de la movilidad activa, las ciudades europeas observaron una reducción de los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas finas (PM2,5) durante el confinamiento de marzo de 2020. En comparación con el año anterior, las emisiones de NO2 se redujeron mucho en ciudades europeas como París (54%), Milán (21%), Barcelona (55%) y Lisboa (51%), según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA ). En cuanto al NO2, los análisis del laboratorio meteorológico de la Universidad de la, lo que supone una reducción cercana al 35%.

Los comentarios están cerrados.

Close Search Window